Asia Pacífico frente a los principales riesgos de la próxima década.

A principios de año, el Foro Económico Mundial publicó la octava edición del reporte de riesgos globales 2013; en él se expusieron los principales riesgos a presentarse, en el sistema internacional, en los próximos 10 años. Este estudio se divide en dos:  probabilidad e impacto. Es decir que tanta posibilidad existe que en realidad se presenten estas amenazas y cuáles son los riesgos que, de presentarse, tendrán consecuencias más graves para la sociedad. 

 

Lo que llama poderosamente la atención es que, en ambas, el factor económico (intensificación en la disparidad del ingreso, desequilibrios fiscales crónicos y grandes fallas en el sistema financiero) y el medioambiental (aumento en las emisiones de gases de efecto invernadero, crisis en el abastecimiento de agua y fallas en la adaptación al cambio climático) son los que ocupan cuatro de los cinco primeros lugares de la lista de variables. 

 

Por lo tanto, partiendo de esta información resulta relevante analizar, grosso modo, el grado de vulnerabilidad expuesto de la región de Asia Pacífico. En este sentido, durante poco más de dos décadas Asia Pacífico se ha mantenido como la región, económicamente hablando, más dinámica del mundo. En su conjunto, dentro de las economías de APEC habita el 40% de la población mundial, es decir, alrededor de 2.7 mil millones de personas; pero se comercializa el 44 % de las transferencias mundiales y se produce alrededor del 53 % del PIB mundial. En este sentido, se reconoce la fortaleza económica de la región pero, al mismo tiempo,  no se puede ignorar el posible desastre generado a nivel global de materializarse la probabilidad y el impacto de los riesgos económicos señalados por el Foro Económico Mundial.  

 

Por otro lado, debido a que los riesgos ambientales son una realidad y estableciendo que el cambio climático es uno de los principales desafíos de la sociedad actual y, aclarando que los efectos del cambio climático impactarán de manera distinta en las diferentes zonas del globo terráqueo, un dato importante que no se puede pasar por alto es la vulnerabilidad de la región de Asia Pacífico con relación este fenómeno. 

 

En un estudio comparativo sobre desastres naturales y cuyo análisis se enfocó en las últimas décadas, se estableció que 2011 ha sido el año en que se han registrado las mayores pérdidas económicas, en el planeta, como consecuencia de catástrofes ambientales. La merma económica tuvo un costo aproximado de 363 billones de dólares, de éstos Asia Pacífico sumó 351 billones, es decir, el 97% de la reparación económica se realizó en esta región producto, principalmente, de dos desastres específicos: el terremoto y posterior tsunami que azotó a Japón y, la inundación que se presentó en Tailandia a final de ese mismo año (PECC, 2012:9).

 

En este mismo sentido, el anuario 2013  Asian Water Development, señaló que en la región de Asia Pacífico alrededor del 90% de los desastres naturales están relacionadas con el agua (llámese sequías, huracanes, inundaciones, deslizamientos de tierras, tormentas, entre otros). Al mismo tiempo, el informe declara que más del 75% de los países de esta región tienen serios problemas por la carencia de agua. A su vez, advierte que la vulnerabilidad se incrementa, poco a poco, a consecuencia del cambio climático (ADB, 2013: 56). 

 

Para reforzar la información anterior, de acuerdo al informe del Cambio Climático 2007, se prevé que en Asia, para el 2050, la disponibilidad de agua dulce disminuirá particularmente en las grandes cuencas fluviales. Mientras que las áreas costeras y, con mayor énfasis, las regiones de los grandes deltas superpoblados del sur, este y sudeste de Asia, serán las más amenazadas a causa del incremento de las inundaciones marinas. Al mismo tiempo, el cambio climático incrementará la presión ejercida sobre los recursos naturales y el medio ambiente por la rápida urbanización, la industrialización y el desarrollo económico que se está presentando en la región. Además, se proyectan cambios en el ciclo hidrológico que generará sequías, mismas que causarán aumento en la morbilidad y la mortalidad de los lugareños (2007:11).

 

Por su parte, en Australia y Nueva Zelanda para 2020 se prevé que se presentará una importante pérdida de biodiversidad;  y para 2030 los problemas de seguridad hídrica serán más evidentes, mientras que la producción agrícola y forestal disminuirá a consecuencia de las sequías y los incendios. Para el 2050, el aumento de la población y el desarrollo costero en ciertas zonas intensificarán el riesgo de aumento del nivel de mar y la intensidad de las tempestades y de las inundaciones costeras (IPCC, 2007:11).

 

Mientras que, en la zona geográfica de América del Norte, las olas de calor se convertirán en un problema severo de salud. La vida en las comunidades y en los hábitats costeros se complicará “debido a la interacción de los efectos del cambio climático con el desarrollo y la polución”; mientras que el calentamiento disminuirá los bloques de hielo, este hecho aumentará las crecidas de invierno y reducirían la escorrentía de aguas, lo que intensificará la lucha por los recursos hídricos. Por el lado de los cultivos pluviales, en las primeras décadas del presente siglo, se mejorará el rendimiento de la producción aunque no sucederá lo mismo para los cultivos que se encuentran cerca de las fronteras cálidas (IPCC, 2007: 11).

De acuerdo a lo aquí presentado, y con base a los riesgos previstos, Asía Pacífico es una fortaleza económica que de no tomar las medidas correctas frente al riesgo económico podría presentar consecuencias desastrosas con impacto global. Mientras que, el evidente riesgo ambiental representa una debilidad que conlleva una carga de vulnerabilidad para la región que de no emplear medidas preventivas (mitigación y adaptación) las secuelas adversas irán más allá de los daños sociales y ambientales, pues se podrá en riesgo la fortaleza económica con la que hoy cuentan.    

 

Referencias bibliográficas:

  • Asian Development Bank (2013), Asian Water Development Outlook 2013. Philippines: ADB.
  • IPCC (2007), Cambio climático 2007: Informe de síntesis. Ginebra, Suiza: OMM y PNUMA.
  • PECC (2012), State of the Region, 2012-2013. Singapore: PECC. Disponible en: www.pecc.org
  • World Economic Forum (2013), Global Risk 2013, Eighth Edition. Switzerland: WEF.