Gráfica de la semana: Desigualdad en Asia-Pacífico

Estimados lectores de MyCP, con el objeto de contribuir al conocimiento sobre la región de Asia-Pacífico, abordado por los artículos publicados en nuestra revista, iniciamos en 2014 con la Serie Asia-Pacífico: Gráfica de la semana. Tomaremos como referente a las 21 economías que pertenecen al Mecanismo de Cooperación Económica de Asia-Pacífico (APEC por sus siglas en inglés).

 

En esta primera entrega presentamos la Desigualdad en Asia-Pacífico, medida por el coeficiente de Gini. Si el valor de este indicador es igual a cero, significa ingresos idénticos de la población y cuando el ingreso es igual a uno, todo el ingreso va a una sola persona. 

 

 

En la gráfica observamos que los ocho países con mayores niveles de desigualdad (entre .40 y .50) hay tres latinoamericanos (Chile, Perú y México en ese orden) y el resto son de la ribera asiática. China, que no obstante que con el crecimiento de su economía en las últimas tres décadas ha logrado sacar de la pobreza a un alto porcentaje de su población, ha presentado un deterioro en la distribución de la riqueza generada. En el otro extremo, seis países presentan los menores niveles de desigualdad: los dos de Oceanía (Australia y Nueva Zelanda), Japón, Corea del Sur y Taiwán del noreste asiático y Canadá en la ribera del Pacífico americano. Es de hacer notar que la desigualdad en Estados Unidos se ha incrementado en los últimos años (Gini=.39).

 

De acuerdo a un reciente estudio de la OECD 2011, “An Overview of Growing Income Inequalities in OECD Countries: Main Findings", en la mayoría de las economías desarrolladas (el coeficiente promedio de Gini en los países de la OECD es de 0.32) la desigualdad se ha incrementado en años recientes. El estudio analiza el papel de la globalización y los cambios tecnológicos, las reformas regulatorias en los mercados de  trabajo y de bienes, el cambio en la estructura de los hogares y el cambio en las regulaciones en los impuestos y beneficios. Los resultados parecen indicar que los cambios en estos últimos (impuestos y beneficios) y la globalización financiera (más que la de bienes) ha contribuido a incrementar los niveles de desigualdad.

 

Contribución de la Dra. Melba E. Falck Reyes, doctora en Relaciones Internacionales Transpacíficas.