Gráfica de la semana. Asia-Pacífico: crecimiento económico en la primera década del siglo XXI

En la primera década del siglo XXI la región de Asia-Pacífico, considerando a las veintiún economías que integran APEC,  mostró un crecimiento económico promedio de 4.2%, medido por la variación anual del Producto Interno Bruto (PIB) en términos reales. Sin duda, la Gran Recesión Global de 2008 interrumpió el fuerte ritmo de crecimiento que mostraban las principales economías de Asia (ver gráfica).

 

 

Once economías mostraron tasas de crecimiento igual o superiores al promedio. En este grupo, las economías de la ribera asiática del Pacífico, son las que llevaron la delantera, excepción hecha de Perú, que es la única latinoamericana en el grupo y que junto con China, Vietnam y Singapur, son las cuatro  economías líderes con crecimientos mayores al 6%. En esta década China fue la única economía con un crecimiento promedio de dos dígitos, aunque recientemente ha dado muestras de desaceleración, al irse agotando sus fuentes originales de crecimiento.

 

En el grupo de economías que mostraron un crecimiento económico menor al promedio en la década, tres lo encabezan con una expansión promedio entre 4 y 4.1%: Chile, Taiwán y Corea del Sur. Por otro lado, en la ribera americana del Pacífico, México, Canadá y Estados Unidos muestran tasas de crecimiento promedio de 2.1, 1.9 y 1.6% respectivamente. Sin duda, la crisis financiera de 2008 afectó el ritmo de expansión de la economía global más grande, la de Estados Unidos y sus socios más cercanos se vieron seriamente afectados por ello. Destaca por el más bajo crecimiento económico en la década, la economía japonesa (0.7% promedio anual), que ahora con el impulso de la política expansionista del Primer Ministro Abe, trata de salir del bache en el que se ha encontrado inmersa en las dos últimas décadas. 

 

El papel económico que desempeñen las dos economías más grandes, la de China y la de Estados Unidos, será determinante en el futuro económico de la región. China, que ha dependido de las exportaciones y de la inversión en infraestructura para impulsar el crecimiento, ahora se vuelca a fomentar el consumo interno, aunque lo hace a tasas menores por las restricciones que enfrenta: alza en salarios y la contaminación se cuentan entre los más importantes. Estados Unidos, líder en innovación tecnológica, después de aplicar una sólida política expansionista en la crisis de 2008, da indicios de salir fortalecido. América Latina, en especial las economías de América del Sur, se han visto afectadas por el menor  crecimiento de China, su principal mercado de materias primas. China también ha tenido impacto en las economías emergentes de Asia, aunque estas últimas pueden ocupar algunos de los espacios que está dejando China dada el alza en los costos laborales.

 

Contribución de la Dra. Melba E. Falck Reyes, doctora en Relaciones Internacionales Transpacíficas.