Eriko Kurashita tiende puentes entre Japón y Latinoamérica.

Contribución de la Dra. Melba E. Falck Reyes, doctora en Relaciones Internacionales Transpacíficas.

 

“Caminante no hay camino,

Se hace camino al andar.”

Antonio Machado

 

Después de la agradable experiencia en Argentina, cuando visitó ese país para estudiar español,  Eriko Kurashita se interesó por ampliar y profundizar sus conocimientos sobre la sociedad y la cultura de los países latinoamericanos. Así, se propuso emprender un  peregrinaje por esa región que tanto le intrigaba con el objeto de tender puentes entre su país natal, Japón, y los pueblos de Latinoamérica. 

 

En su caminar, Eriko convivió con cuarenta y cinco familias latinoamericanas, lo que le permitió acercarse a muchas culturas y apreciar la generosidad y amabilidad de las personas que le abrieron las puertas de su hogar, sin más interés que el de hacerla sentir en casa. En sus palabras: “una de las cosas más valiosas que he encontrado en mi viaje es la gente, que me brindó su riqueza, como ser humano y el apoyo incondicional para todo lo que realicé”.

 

En su recorrido, Eriko visitó veinticinco países de Latinoamérica, comenzando en Bolivia en marzo de 2012 y concluyendo en México en julio de 2013. En cada país se interesó por conocer sobre su historia, su cultura y su sociedad. El país en que estuvo más tiempo fue en Brasil dado su tamaño. Le llamó la atención conocer sobre los flujos de migración japonesa a Brasil, Perú, México, Paraguay, Argentina, República Dominicana y Colombia. En Belice conoció sobre la cultura garífuna y la maya, al igual que lo hizo en Honduras. En este último país disfrutó la naturaleza y el mar Caribe y lo que más le gustó fue “la amabilidad de su gente”. En Guatemala compartió unos días con un sacerdote maya, lo que constituyó una experiencia muy espiritual. 

 

El internarse en las costumbres de los pueblos latinoamericanos, le “caló en su forma de ver las cosas, de valorarlas”. Después de esta experiencia, Eriko ha encontrado fuertes diferencias entre su cultura y la de los pueblos visitados.  Estos últimos, aunque “viven en medio de la pobreza, son inexplicablemente felices”.  Por ende, a Eriko ya no le extraña que en los índices de felicidad global, los primeros lugares son ocupados por países latinoamericanos. En Japón, por el contrario, Eriko encuentra que sus compatriotas dan más peso al enriquecimiento material. Los padres se realizan en que sus hijos tengan una buena educación y éxito económico. 

 

Al final de su viaje de 481 días, en el que recorrió 105,512 kilómetros y se subió a 57 aviones, esta joven japonesa expresa que le “ha encantado la forma en que los latinos viven su vida, no sé si sea la mejor, pero creo que cuando se trata de vivir, ser felices debe estar en primer lugar”. 

  

 

Sobre Eriko

 

Nació en Tottori-ken en Japón en 1983. Es comunicadora y modelo y sus pasatiempos son la danza y el montañismo. Además del japonés, Eriko domina el español, el ruso, el inglés, el italiano y el portugués.

Vínculos: blog:   http://ameblo.jp/erikokblog/

twitter :https://twitter.com/#!/Erikolatino

facebook :http://www.facebook.com/erikoklatino

youtube :erikok1116

 

Referencias:

          (2013), “Modelo japonesa descubre el alma de Latinoamérica”, Tiempo, 24 de mayo de 2013, disponible en: http://www.tiempo.hn/portada/noticias/modelo-japonesa-descubre-el-alma-de-latinoamerica, consultado 2 de agosto de 2013. 

 

Comunicación por correo electrónico con Eriko Kurashita