La industria automovilística y la inversión extranjera en México

 

Entrevista de la NHK hecha a la Dra. Melba E. Falck Reyes sobre la industria automovilística

y la  inversión extranjera en México.

19 de abril, 2013. Kioto, Japón. 

  

1. La industria automovilística se ha desarrollado extremadamente en México.

Las empresas de todo el mundo han extendido sus actividades a México.

Sobre todo el número de las empresas automovilísticas japonesas ha aumentado en México a 300 en 2012.

Podría explicarnos cuáles son los factores y las consecuencias que el desarrollo traerá?

 

Primero hay que señalar que las empresas japonesas en general han aumentado sus actividades en el exterior en años recientes por varios motivos, entre ellos los más importantes: la apreciación del yen y los elevados costos de producción internos que tienen con la energía y el mercado laboral entre otros. Así, 18 mil compañías japonesas están invirtiendo en el exterior cada vez más. 

México ha sido un destino atractivo para estas compañías por varias razones:

a) ya existe una masa crítica de empresas japonesas operando en México que llegaron desde los sesenta y que tuvieron un mayor impulso cuando México firmó el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) en 1994, atraídas por el mercado norteamericano.

b) Una década después se firmó el Acuerdo de Asociación Económica México-Japón y desde entonces muchas empresas japonesas han anunciado planes de inversión en México, tanto en nuevos proyectos como en la ampliación de algunos existentes. El AAE facilita la inversión al darle a esta trato nacional. 

Entre 2005 y 2012, 137 empresas japonesas anunciaron nuevos planes de inversión por un monto total de más de 9,500 millones de dólares. Cerca de una tercera parte de esa inversión fue anunciada en 2012 y de esta, fue Nissan la principal inversora con 2,000 millones de dólares para establecer una nueva planta para la producción de 175 mil vehículos anuales.

De esa inversión, 87% está concentrada en el sector automotriz y de autopartes. La mayoría de las empresas (57% del total) están invirtiendo en autopartes y automóviles.

c) Existe también una masa crítica de filiales de empresas japonesas establecidas en Estados Unidos desde los ochenta. Y estas empresas invierten desde Estados Unidos en México. Según un estudio de JETRO ya desde 2000 por cada dólar de inversión que entraba a México procedente de Japón, llegaban 3 dólares desde Estados de empresas japonesas establecidas en ese Estados Unidos.

d) México tiene potencial de crecimiento con las reformas que está llevando a cabo actualmente: educación, laboral, telecomunicaciones y esto tenderá a aumentar la competitividad de la economía mexicana.

e) América Latina es un área que en estos días está creciendo de manera importante y por lo tanto México, con su base ya establecida de empresas japonesas operando en el país desde hace varios años, está siendo utilizada como una plataforma para acceder a otros mercados latinoamericanos en crecimiento y también como una plataforma de capacitación de mano de obra para Latinoamérica (Nissan).

 

En cuanto a las consecuencias de la llegada de esta inversión a México, podemos señalar:

a) En primer lugar, lo obvio, que es la llegada de nuevos capitales al país que complementan la inversión doméstica. Y en segundo lugar, la creación directa de empleo. La inversión japonesa en México se ha distinguido por estar concentrada en la manufactura y por generar más empleo por dólar invertido.

b) En segundo lugar, la inversión japonesa que ha llegado se ha concentrado en el sector automotriz. Este es uno de los sectores más dinámicos en la economía mexicana. México se ha convertido en el octavo productor mundial de coches y en el cuarto mayor exportador del mundo. 

c) En tercer lugar, las armadoras japonesas que operan en México tienen una alta participación en la producción nacional, en el mercado doméstico y en las exportaciones de México, contribuyendo al superávit que México tiene con Estados Unidos. Las tres armadoras japonesas, Honda, Nissan  Toyota participan con 27.8% de la producción de automóviles de México; con 24% de las exportaciones a otros países. Y esas mismas armadoras y otras distribuidoras japonesas participan con 40% del mercado interno.

d) Otra consecuencia de la IED japonesa en México es que ha vinculado al país con otros países de Asia, al realizar importaciones de partes y componentes no solo de Japón, sino de otros países de Asia. De esta forma las compañías japonesas establecidas en México están contribuyendo a formar redes de producción más amplias en cuanto a proveeduría y de esa manera a impulsar la competitividad de los sectores en que participan.

e) La inversión de las grandes compañías está atrayendo a proveedoras de partes y componentes japonesas. Ello está contribuyendo a la creación de clusters o aglomeraciones industriales. El beneficio de ello es que las relaciones que estas empresas desarrollan con las empresas locales, contribuye a aumentar la competitividad de las últimas. El centro-occidente de México se está convirtiendo en un área de concentración de la producción automotriz y aeroespacial. En Aguascalientes, atraídas por Nissan, 27 empresas japonesas han anunciado inversiones. Le siguen Guanajuato con 24, Querétaro con 6 y Jalisco con 5. En el norte, Nuevo León con 18 y Baja California con 13. 

f) Otro aspecto que hay que destacar es el desarrollo de proveeduría local.  La Japan External Trade Organization (JETRO) ha trabajado con la Secretaría de Economía para el desarrollo de la proveeduría local desde 2001 y ya han sido diagnosticadas 150 empresas mexicanas que serían potenciales proveedores de las empresas filiales japonesas. El avance ha sido lento; sin embargo,  esta experiencia puede ser aprovechada por los organismos gubernamentales encargados de desarrollar la proveeduría local y replicar las buenas prácticas impulsadas por Jetro alcanzando a un mayor número de empresas. Una vez que los beneficiarios se percaten del beneficio de incorporarse a las cadenas globales de producción, el efecto demostración tendrá un impacto mayor en otras empresas.

 

 

2)      Podría explicarnos acerca de la estrategia económica de México, sobre todo en cuanto a sus relaciones con los países de Asia, incluido Japón?

 

Desde el punto de vista de las relaciones económicas, podemos decir que es hasta en los últimos años cuando México ha brindado más atención a Asia. En el pasado, México estuvo concentrado en el mercado norteamericano y no tuvo una estrategia clara y de largo plazo con respecto a sus relaciones económicas con la región asiática. Esto queda claro cuando se analiza el proceso de liberalización de la economía mexicana desde los noventa. En esa década México comenzó con una política comercial agresiva de firma de tratados de libre comercio. El TLCAN siendo el más importante de ellos. El primero que se firmó con un país de Asia fue el signado con Japón, 10 años después de firmado el TLCAN. Este sigue siendo el único acuerdo firmado con un país de Asia. Ahora México tiene 12 acuerdos con 44 países. 

No obstante que con otros países de Asia no se han firmado acuerdos, las relaciones económicas de México con la región se han incrementado sustancialmente en el nuevo siglo. Entre 1993 y 2011 el comercio total de México con esa región pasó de 7,525 millones de dólares a 100,984 millones de dólares,  es decir se ha multiplicado por más de doce veces.  Sin embargo, México ha mantenido un déficit crónico con esa zona, especialmente con China, Japón y Corea del Sur en ese orden de importancia. 

Por las causas que lo originan, este déficit difiere por países. En el caso de China, las importaciones de bienes de consumo explican en buena medida el déficit aunque también se importan partes y componentes desde ese país, que probablemente producen empresas extranjeras en China. Este país ha sido un competidor importante para México, no sólo en el mercado doméstico sino también en el norteamericano. Desde que China entró a la OMC en 2001 desplazó a México en varios sectores en el mercado estadounidense. En el mercado doméstico, las importaciones chinas han afectado a sectores intensivos en el uso de mano de obra como el textil y el del calzado. La inversión china no ha llegado a México como lo ha hecho a América del Sur, ya que con esas economías la relación es más bien complementaria: China les compra a los países de América del Sur recursos naturales por la fuerte demanda que el crecimiento chino tiene de esos recursos. Con México, la relación es más bien de competencia entre las dos economías. No obstante, recientemente China también ha mostrado interés en invertir en México.

Corea del Sur es el otro socio importante de México en Asia. La inversión sud-coreana también es importante en México, aunque a diferencia de Japón, no se ha concentrado exclusivamente en la industria manufacturera. No obstante que Corea del Sur se ha acercado a México, interesada en firmar un acuerdo de libre comercio, el sector privado mexicano se ha opuesto a ello.

A diferencia de China, el déficit que México mantiene con Japón y con Corea del Sur, en buena medida se ha originado por la inversión asiática en México, que requiere de importaciones de partes y componentes para la industria automotriz y electrónica. Es decir, las filiales de empresas japonesas establecidas en México importan partes y componentes no sólo de Japón, sino también de otros países de Asia en los cuales las compañías japonesas tienen presencia importante.

En ese sentido, el déficit con los países de Asia no debe verse como algo negativo, en la medida que las importaciones de partes y componentes contribuyen a generar exportaciones en México hacia otros mercados y a elevar la competitividad de la industria mexicana.

 

 

3)      Para aumentar las inversiones del exterior (especialmente de Asia) en México, hay problemas que resolver?

 

En términos generales podemos decir que México tiene que trabajar en convertirse en una economía más competitiva. Algunas de las reformas requeridas ya se aprobaron (laboral, educativa y telecomunicaciones). Faltan la energética y la fiscal.  Una mano de obra calificada y educada es fundamental para que México siga incorporándose a las cadenas globales de producción de manera eficiente. Si bien existen regiones en las cuales hay una oferta adecuada de recursos humanos calificados esto no está generalizado en todo el país. De ahí la importancia de la reforma educativa. En telecomunicaciones México tiene un sector muy concentrado en unas cuántas empresas y ello mantiene los costos de telefonía altos, restando competitividad a las empresas. En el mercado laboral se necesita mayor flexibilidad. El reto ahora es poner en práctica estas reformas. 

También México debe trabajar en eliminar regulaciones excesivas en el establecimiento de nuevos negocios con trámites sencillos y ágiles. Esto ayudaría a más empresas a incorporarse al sector formal de la economía.

En términos de la inversión extranjera que llega a México, para que esta tenga el impacto esperado con una derrama importante en la economía doméstica es necesario impulsar el desarrollo de la proveeduría local. Las pequeñas y medianas empresas mexicanas necesitan capacitación en los procesos de producción y en los recursos humanos empleados para satisfacer los requisitos de calidad de las empresas exportadoras. Si bien han existido programas de apoyo gubernamental, no ha habido la coordinación necesaria entre diferentes organismos para que ese apoyo llegue eficientemente a las empresas beneficiarias. Existe el reto de desarrollar recursos humanos globales que atiendan los nuevos requerimientos de operación de las cadenas globales de producción.