Volver a los detalles del artículo Una lectura de El Llano en llamas desde Corea: el valor social de la facultad emotiva